Salud de las mascotas

Problemas oculares comunes del pez mascota

Problemas oculares comunes del pez mascota

Las enfermedades que afectan los ojos de los peces son bastante comunes. Los ojos enfermos pueden aparecer nublados, exoftalmicos (salidos), hemorragicos (sanguinolentos), microftalmicos (pequeños), o incluso faltantes. Las causas comunes de enfermedades oculares en los peces domésticos incluyen traumatismos, infecciones, enfermedades por burbujas de gas (las "curvas"), parásitos y neoplasia (cáncer).

El ojo de pez es un órgano muy interesante y es bastante similar a los ojos de los humanos y otros mamíferos. Para la mayoría de los teleósteos (peces óseos) que viven en aguas poco profundas con buena penetración de luz, el ojo es bastante grande y es un órgano sensorial prominente e importante. Los ojos de pez muestran algunas diferencias con el ojo de los mamíferos. En primer lugar, los peces no tienen párpados, aunque algunas especies tienen tejidos especializados que pueden actuar como un párpado. En segundo lugar, la lente de pescado es inelástica y no se dobla como lo hace nuestra lente para enfocar la luz en la retina (una razón por la cual las personas mayores de 40 años necesitan lentes de lectura es porque la lente humana se vuelve menos elástica y se parece más a una lente de pez con el tiempo ) Los peces se acomodan para su lente "rígida" al utilizar músculos especiales que mueven la lente hacia adentro y hacia afuera, permitiendo que la luz enfocada llegue a la retina.

La enfermedad ocular (ocular) es común en peces cautivos debido a la anatomía del ojo y ciertos factores ambientales. Es bastante simple en realidad. Los ojos grandes sin párpados protectores son vulnerables. Combine este factor con un hábitat antinatural (coral falso, rocas grandes, termómetros de metal y buceadores de plástico) y compañeros agresivos de tanques, y tendrá los ingredientes para la enfermedad ocular traumática. Una vez que se ha dañado un ojo, los patógenos secundarios como virus, bacterias, hongos y parásitos pueden colonizar el ojo y empeorar las cosas. La siguiente es una lista de problemas oculares comunes y cómo tratarlos o prevenirlos:

Úlceras corneales: La córnea es la cubierta protectora transparente del ojo. Los humanos tienen una estructura similar. Cuando se raspa, raya o corta esta delgada membrana, se puede desarrollar una erosión o úlcera. En algunas situaciones, esta afección puede empeorar progresivamente y, en casos graves, el ojo puede incluso romperse. Un veterinario puede diagnosticar este problema aplicando una mancha especial a la córnea. Si la córnea absorbe la mancha, es probable que haya una úlcera. En la mayoría de los casos, el tratamiento de elección son los antibióticos aplicados directamente al ojo. Algunos casos pueden resolverse sin tratamiento. Algo tan simple como un raspado de una red o un mordisco de un compañero de tanque puede causar una úlcera corneal.

Edema corneal: Cuando la córnea se irrita o inflama, puede acumular un exceso de líquido (edema) y hacer que se vea turbia o ligeramente opaca. En algunos casos, una infección bacteriana contribuirá a este problema. Su veterinario puede diagnosticar esta afección y descartar trastornos oculares más graves. Con antibióticos tópicos y una buena atención de apoyo, los peces con esta afección generalmente tienen un buen pronóstico.

Cataratas: Una catarata es una lente que se ha vuelto opaca y no transmite luz de manera eficiente. Si bien no es común, esta condición ocurre en los peces. Las causas incluyen deficiencia nutricional, trauma y factores hereditarios. Proporcionar una dieta equilibrada con alimentos frescos (alimentos comerciales de menos de 6 meses) puede ayudar a prevenir las cataratas.

Exoftalmia: También conocida como enfermedad del "ojo de estallido", esta condición es más un síndrome que una enfermedad específica. Esta condición puede ser unilateral (un lado) o bilateral (ambos ojos afectados). Las causas incluyen infección sistémica, mala calidad del agua, sobresaturación (enfermedad de burbujas de gas) y trauma. Su veterinario puede ayudarlo con un diagnóstico y plan de tratamiento. Desafortunadamente, si los ojos se ven gravemente afectados, el pez puede tener una discapacidad visual permanente o incluso ceguera.

Globo perdido: En algunos casos, el ojo (globo) está tan gravemente dañado que puede caerse o ser reabsorbido por el pez. Los peces tienen una sorprendente capacidad de curación, y mientras no haya problemas de enfermedades subyacentes, con frecuencia se recuperarán de un ojo perdido. Una vez que el ojo se haya ido, el tejido cicatricial llenará rápidamente la órbita (cavidad), y en cuestión de varias semanas, la órbita se llenará con tejido nuevo. Si bien esto puede no ser cosméticamente agradable, a muchos peces les va bastante bien con un ojo funcional.

La mejor manera de evitar problemas oculares en el pez de su mascota es aprender lo más posible sobre la historia natural y la cría adecuada de su mascota. Esto incluye conocimiento sobre nutrición, mantenimiento de acuarios o estanques, manejo de peces y agresión de compañeros de tanque. Si nota un problema ocular en su pez, comuníquese con un veterinario o un especialista en salud de peces lo antes posible para que el problema se pueda identificar y manejar de manera efectiva.